Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Crónicas’ Category

El Villarreal ha vivido una noche aciaga con su eliminación de la Copa del Rey, al perder en El Madrigal por 0-2 ante el Mirandés, conjunto que lidera su grupo en la Segunda División B y que esta noche ha sido mejor que los amarillos, tal y como sucedió en el partido de ida (1-1).

Aunque el submarino tuvo la posesión del cuero, no tuvo el control del encuentro y su grado de nerviosismo e inoperancia fueron aumentando con el paso de los minutos y el primer gol de Pablo. De nuevo, el rival de los amarillos, como si de un patrón se tratara, tuvo muy fácil anotar. Bien arropado en su terreno, las llegadas del Mirandés (cuatro) fueron letales.

En los minutos finales, con la eliminación más cerca, el conjunto burgalés marcó el segundo gol, también por mediación de Pablo. La falta de concentración e intensidad de los amarillos derivó en un estado de impotencia que acabó con la autoexpulsión de Musacchio por darle un cabezazo al goleador de la noche. Una noche que finalizaba en lo deportivo con la destitución de Juan Carlos Garrido como entrenador del conjunto de la Plana  Baixa.


La ficha:

Villarreal, 0: César; Ángel (De Guzmán, min. 62), Zapata, Musacchio, Joan Oriol; Bruno, Senna (Camuñas, min. 61), Borja Valero, Cani; Nilmar (Joselu, min. 69) y Marco Ruben.

Mirandés, 2: Nauzet; Iribas, Aitor, César, Corral; J. Ángel (Muneta, min. 54), Mikel Martins, Barahona (Pablo, min. 52), Ernesto, Borrell (Mujika, min. 71); Alain.

Goles: 0-1. Min. 60: Pablo. 0-2. Min. 87: Pablo.

Árbitro: Pérez Lasa (Colegio Vasco). Amarilla a los locales Ángel (min. 6), Musacchio (min. 58), Zapata (min. 81) y Cani (min. 89); así como a los visitantes Barahona (min. 36) y Aitor (min. 38). Roja directa al amarillo Musacchio (min. 89).

Estadio: El Madrigal.

Read Full Post »

El Villarreal ha vuelto a estropear, en sólo veinte minutos, una victoria que tenía francamente a su alcance. A Osasuna le ha bastado ese periodo corto de tiempo para darle la vuelta a un partido que los amarillos tenían a su favor. El conjunto amarillo se adelantó en el marcador en la segunda parte en una bonita combinación que solventó Marco Ruben a su estilo, sorprendiendo a la defensa desde atrás y lanzándose a ras de césped. El partido estaba a favor, pues además el juego del equipo de la Plana Baixa mejoró en algunos aspectos en el primer tiempo respecto a otros precedentes, pero no. Fue un espejismo. Otra vez más. El cuadro navarro aprovechó lo veinte minutos que le regaló el submarino y le endosó dos goles, en dos claros errores de concentración e intensidad, que acabaron hundiendo a la formación que entrena Juan Carlos Garrido.

El Villarreal actuó de salida sin dos delanteros, con Marco Ruben como única referencia, y funcionó algo mejor que en otras ocasiones, pero tampoco sin la mordiente que necesitaba. No obstante, ya en el segundo tiempo, con el gol del argentino, el sistema -lejos de afianzarse- se fue quebrando. Con el 0-1, Garrido recurrió a Castellani y retiró a Cani. El objetivo era tener el balón, pero todo empezó a complicarse con el gol del empate de Ibrahima, quien remató a placer tras un error de Bruno en el despeje. Osasuna tenía a su favor el encuentro. Le quedaban minutos por delante y el Villarreal no se mostraba contundente a la hora de sacar el cuero de su área y eso que se echó atrás varios metros. Con el 1-1, Garrido quiso sumar al menos un punto y cambió a Senna por Gonzalo justo antes del saque de un córner. Y en esas llegó el gol de Sergio. Remate de cabeza sin impedimento y 2-1. En ese momento entró Nilmar. Cinco minutos para el brasileño difíciles de explicar.

A las puertas del encuentro de vuelta de la Copa del Rey contra el Mirandés en El Madrigal, una competición intrascendente en este contexto actual, mucho debe cambiar el Villarreal en los partidos de Liga que le quedan. Al margen de las decisiones de Garrido, la plantilla debe ofrecer un compromiso superior si desea seguir en la máxima categoría.

La ficha:

Osasuna, 2: Andrés Fernández; Damià, Sergio, Flaño, Satrustegui; Puñal (Álvaro Cejudo, 72’), Nekounam, Raul García (Timor, 34’); Ibrahima, Lamah y Nino (Lekic, 69’).

Villarreal, 1: Diego López; Mario, Musacchio (Nilmar, 84’), Zapata, Oriol; Bruno, Senna (Gonzalo, 81’), Borja, Cani (Castellani, 65’), Camuñas; y Marco Ruben.

Goles: 0-1, min. 63: Marco Ruben. 1-1, min. 74: Ibrahima. 2-1, min. 83: Sergio.

Árbitro: Delgado Ferreiro (Comité Vasco). Amonestó a Sergio (4’), Camuñas (62’), Timor (79’), Marco Ruben (90’).

Estadio: Reyno de Navarra.

Read Full Post »

El Villarreal ha empatado “in extremis” con el Mirandés (1-1) el partido de ida de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey. El conjunto amarillo se ha visto sorprendido en el minuto 26 por el equipo castellano, que ha derrochado, como era previsible, pundonor, fuerza y confianza en sus posibilidades, refrendando así el hecho de ser el líder de su grupo en la Segunda División B y también el único equipo que aún no ha perdido partido en categoría nacional.

Tras una segunda mitad bastante similar a la primera, la entrada de Borja Valero le dio más criterio y ofensividad al submarino, que empató por mediación, precisamente del madrileño, con un lanzamiento desde fuera del área. Tiró del carro el centrocampista y salvó al equipo de una derrota. No obstante, el fútbol es un deporte colectivo y el Villarreal necesita la implicación de todos sus efectivos para no acabar en zona de descenso la próxima jornada. La semana que viene se dirimirá el pase a la siguiente ronda de la Copa del Rey en El Madrigal, pero sin duda lo esencial en este momento es la competición matriz, la Liga.

La ficha:

Mirandés, 1: Murcia; Ernesto, César Caneda, Garro, Muneta, Alaín (Barahona, 80’), Pablo (Lambarri, 65’), Mikel Martins (Iván Agustín, 75’), Borrell, Iribas, Álvaro Corral.

Villarreal, 1: César; Mario, Zapata, Musacchio, Jaume Costa; Bruno, Marchena (Borja Valero, 46’), Hernán Pérez (Nilmar, 74’), Castellani, Camuñas; y Joselu (Marcos Gullón, 88’).

Goles: 1-0, min. 24: Alaín. 1-1, min. 84: Borja Valero.

Árbitro: Fernando Teixeira Vitienes. Amonestó a Hernán Pérez (23’), Iribas (39’), Musacchio (39’), Alaín (45’) y Bruno (59’).

Estadio: Anduva.

Read Full Post »

Dos caras de una misma moneda en un mismo partido. Comenzó bien el Villarreal. Con ganas de tener la pelota, con deseo de fabricar acciones de ataque, con voluntad de pasar página. La distribución en la cancha, coherente (4-4-2 y cada uno en su sitio). Prometía el encuentro, incluso ilusionaba.

Enfrente, la Real Sociedad. Tranquila atrás, esperando su momento. Más oportunidades para los locales que para los donostiarras en el primer tiempo, al que se llegó con 0-0.

Segunda parte en juego. El submarino roza el gol en una jugada de Borja, quien opta por pasar el cuero y no chutar, que era la mejor decisión. Y del 1-0 al 0-1. Acción por la izquierda, Aranburu se mete en el área, se acomoda el lanzamiento y gol a placer. Bueno, a veces estas cosas pasan… hay motivos para ser optimistas…

El Villarreal debe “comerse” a su rival. No le queda otra, pero el partido no tiene un dominador claro. Se retira Nilmar, que le falta rodaje para ser el de antes, y entra Camuñas. A los pocos minutos, dos cambios más. Entran Joselu y De Guzmán. Para más inri, la Real Sociedad se queda con diez por la expulsión de Elustondo. Ahora o nunca. El goleador de segunda división hace una brillante jugada por la izquierda y centra el cuero para que Marco lo mande a la red. 1-1. Estamos vivos. Como las rápidas acciones de antaño. Hay que ir a por todas…

Es el momento. Media hora por delante en superioridad numérica y actuando en casa. Hay que darlo todo en la cancha, pero no. El Villarreal no es el de antes. Ha perdido la intensidad e identidad que le caracterizaron. Cani la pone perfectamente para De Guzmán y el canadiense llega tarde, demasiado tarde. Así no, amigos.

El 4-4-2 es el mejor sistema para este equipo en este momento, pero no hace milagros por sí solo. Hay que trabajar más, hay que entrenar más, hay que chutar más a portería, hay que poner más intensidad y, en definitva, hay todavía muchas cosas que deben cambiar. Tiempo para la reacción hay; pero ya cada vez menos.

La ficha:

Villarreal, 1: Diego López; Ángel (Camuñas, 63’), Gonzalo, Zapata, Joan Oriol (De Guzmán, 69’); Borja Valero, Marcos Senna, Bruno, Cani; Nilmar (Joselu, 69’) y Marco Ruben.

Real Sociedad, 1: Bravo, C. Martínez, Mikel, I. Martínez; Estrada; Elustondo, Aranburu, Vela (Xabi Prieto, 81’), Zurutuza (Cadamuro, 75’), Griezmann; y Agirretxe (Mariga, 67’).

Goles: 0-1, min. 51: Aranburu. 1-1, min. 71: Marco Ruben.

Árbitro: Alberto Undiano Mallenco (Comité Navarro). Amonestó a Mikel (3’), Zurutuza (10’), Zapata (58’), Joan Oriol (60’). Expulsó a Elustondo en el minuto 61 por doble amarilla.

Estadio: El Madrigal.

Read Full Post »

Hasta pronto, Champions League. Así, meditando sobre esta frase, se retiraban a sus domicilios muchos de los aficionados del Villarreal hace apenas unos minutos. El conjunto amarillo ha perdido esta noche contra el Napoli el partido que cerraba su concurso en el grupo A de la liguilla de esta competición europea, de la que el submarino se despide triste al no haber podido ganar ni un solo encuentro. Las bajas permanentes que arrastra el equipo y la mala inercia deportiva en la que se halla han acabado con sus aspiraciones, debiendo centrarse ahora indefectiblemente en la Liga, y en la Copa del Rey en la medida de lo posible.

El Villarreal estuvo mejor plantado en el primer tiempo que en sus últimos encuentros. El 4-4-2 le ofrece al Villarreal mejor rendimiento y más seguridad, evidenciando que la dupla Marco Ruben-Nilmar debe ser el referente en ataque. Regresó Ángel al lateral derecho, Zapata al centro de la zaga, junto a Musacchio, y Oriol se encargó del carril zurdo. En el centro del campo se echó de menos a Borja Valero, quien se perdió el encuentro por un virus gastrointestinal. Actuaron Bruno, Senna, De Guzmán y Hernán Pérez, quien fue de los más destacados.

Pese a aguantar el tipo en el primer tiempo, el submarino no pudo ir ganando más seguridad de movimientos (le costaba sacar la pelota de su parcela), ya que el Napoli salió en el segundo tiempo decididamente a ganar, pues tenía la clasificación en su mano. El gol de Inler golpeó la moral de los locales, que poco después recibieron el segundo. Todo estaba decidido.

Sin el “lastre” que supone la Liga de Campeones, el Villarreal debe centrarse ahora en la Liga y lo hace con la buena noticia de que bastantes de los jugadores habituales titulares están entrando en juego y deben aportar el salto de calidad que necesita el equipo, sin olvidar en ningún momento que hay que poner más intensidad de principio a fin y evitar los errores defensivos que con tanta facilidad se convierten en goles en contra.

La ficha:

Villarreal, 0: Diego López; Ángel, Zapata (Gonzalo, min. 75), Musacchio, Joan Oriol; Bruno, Senna (Joselu, min. 73), Hernán Pérez, De Guzmán; Nilmar (Camuñas, min. 64) y Marco Ruben.

Napoli, 2: De Sanctis; Campagnaro, Cannavaro, Aronica; Maggio, Gargano, Inler, Zúñiga (Grava, min. 90); Hamsik (Dzemaili, min. 78), Lavezzi y Cavani (Pandev, min. 82).

Goles: 0-1. Min. 65: Inler. 0-2. Min. 76: Hamsik.

Árbitro: Svein Oddvar Moen (Noruega). Amarilla a los locales De Guzmán (3′), Zapata (21′), Hernán Pérez (37′) y Ángel (89′); así como al visitante Campagnaro (89′). Expulsó al entrenador del Napoli Walter Mazzarri (54′).

Estadio: El Madrigal.

Read Full Post »

El Villarreal ha perdido ante el colista de la categoría, el Racing de Santander (1-0), y vuelve a acercarse a los puestos peligrosos de la clasificación. Desde el principio sufrió el conjunto amarillo, que ni llevó la iniciativa ni creó peligro. Lejos del 4-4-2 que siempre le ha dado la coherencia y efectividad al submarino, éste no tuvo un patrón claro de juego y estuvo a merced del equipo cántabro, que marcó en el minuto 27 en un error defensivo y cerró el encuentro con criterio.

Cuando un equipo está creado para tener la pelota y construir juego de ataque es complicado que pueda rendir de otra manera. El Villarreal, temeroso de forma permanente, volvió a ser un juguete en manos de un equipo, el local, que no dispone ni de un entrenador claro en este momento.

El conjunto de la Plana Baixa no ha existido. En defensa se siguen cometiendo errores que se pagan muy caros. El centro del campo pasó inédito con Ángel, en una demarcación que no es la suya, y con Cani, quien reaparecía después de varias semanas lesionado. Borja y Hernán lo itentaron, pero no fue suficiente remo. La falta de lógica va en contra del submarino en el contexto complicado que vive, con demasiadas lesiones consecutivas. Tampoco brilló en ataque el Villarreal, con Marco Ruben demasiado solo.

En la segunda parte, Juan Carlos Garrido, técnico de los amarillos, trató de poner más mordiente arriba con la entrada de Nilmar, un futbolista que reaparecía y que no presenta el rodaje necesario. De Guzmán fue el otro elegido, pero el canadiense estuvo en su línea de intermitencia.

El Racing, por su lado, se limitó a controlar el marcador y a defender su parcela. No hubo más. Ahora el Villarreal afronta una semana clave en muchos sentidos. Partidos seguidos de Champions, Copa y Liga. La luz de alarma se encendió otra vez. Es el momento de reaccionar porque el tiempo pasa y ya no vuelve.

La ficha:

Racing de Santander, 1: Toño; Álvaro, Torrejón, Bernanrdo, Cisma; Arana, Colsa, Diop, Munitis (Christian, 72’), Adrián (Luque, 83’); y Stuani (Acosta, 61’).

Villarreal, 0: Diego López; Mario, Gonzalo (Moi, 61’), Musacchio, Oriol; Ángel (Nilmar, 46’), Bruno, Borja, Cani (De Guzmán, 46’), Hernán Pérez; y Marco Ruben.

Goles: 1-0, min. 27: Stuani.

Árbitro: Pedro Jesús Pérez Montero (Comité Andaluz). Amonestó a Adrián (37’), Toño, (66’), Musacchio (68’), Mario (79’) y Joan Oriol (89’).

Estadio: El Sardinero.

Read Full Post »

Se quedó muy cerca el Villarreal esta vez (2-1). No hay mejor indicador que Borja Valero y Marco Ruben hayan sido trend topic en Twitter tras el partido. Probablemente le faltaron diez minutos más para acabar de rematar a un Málaga que tenía contra las cuerdas y que se encerró en su área para proteger el 2-1 que tenía en el marcador. Probablemente también le sobraron al submarino diez minutos de errores graves que facilitaron el triunfo del equipo de La Rosaleda.

A los cuatro minutos, el francés Toulalan metió la cabeza al saque de un córner para adelantar al conjunto albiazul. No salió Diego López, no estableció resistencia tampoco la defensa amarilla y el jugador del Málaga anotó con una comodidad imperdonable. De nuevo, a remolque desde el comienzo. Otra vez un contratiempo más añadido a los que arrastra el equipo de la Plana Baixa prácticamente en cada jornada.

Parecía tener cómodo el partido el cuadro que entrena Manuel Pellegrini en los minutos posteriores, limitándose a tocar el cuero y a mantenerlo en su poder, pero un gran acción del submarino, bajo la conducción de Borja Valero, concluyó en un pase dentro del área local que Marco Ruben se encargó de transformar en gol de un sensacional lanzamiento. Era el 1-1 y el Villarreal se daba cuenta que no debe jugar atenazado.

Pero una de cal y otra de area. Cuando debía cerrar la primera parte, una rápida acción del Málaga acabó en un chut de Rondón que Diego López desvió al centro. Atento Isco, todo lo contrario que la zaga amarilla, que volvió a pecar de pasividad, mandó el cuero a la red. Increíble. 2-1 y con el mínimo esfuerzo.

Fue de menos a más el conjunto amarillo en el segundo tiempo hasta el punto de poner contra las cuerdas a un Málaga que retrocedió metros para mantener el resultado. Cierto es que se quedó con uno menos el cuadro local, pero Pellegrini vio cómo se le podían escapar los tres puntos y ordenó los cambios antes del minuto 70, algo poco habitual en él. Buscó el empate el Villarreal y lo tuvo cerca con un libre directo que ejecutó Valero y sacó Caballero “in extremis”. También hubo una última oportunidad para Joselu, que salió a falta de cinco minutos para la conclusión.

Y, hablando de conclusiones, las del principio: hoy sí se ha visto una mejoría importante en el juego, demostrándose que cuanto más fiel es a su estilo, más daño puede crear el Villarreal. Con la pelota en los pies genera más peligro que sin ella. No obstante, debe corregir cuanto antes esas lagunas defensivas que tan caras le resultan. El Sardinero espera. La reacción también.

  • La ficha:

Málaga, 2: Willy Caballero; Sergio Sánchez, Demichelis, Mathijsen, Monreal; Cazorla, Toulalan, Duda (Ignacio Camacho, 60’), Isco; Seba Fernández (Buonanotte, 70’) y Rondón (Van Nistelrooy, 60’).

Villarreal, 1: Diego López; Mario (Joselu, 85’), Gonzalo, Musacchio, Joan Oriol; Ángel López (Marcos Senna, 67’), Bruno, Borja Valero, Hernán Pérez, De Guzmán (Moisés, 53’); y Marco Ruben.

Goles: 1-0, min. 4: Toulalan. 1-1, min. 15: Marco Ruben. 2-1, min. 39: Isco.

Árbitro: Velasco Carballo. Amonestó a Ángel (32’), Bruno (35’) y Buonanotte (87’). Expulsó a Toulalan por doble amarilla en el minuto 74.

Estadio: La Rosaleda.

Read Full Post »

Older Posts »